miércoles, 21 de enero de 2015

El rescate de MOLLY

MOLLY llegó a Almanimal este fin de semana. Todo comenzó cuando una chica que suele seguirnos y colabora en nuestro Teaming, Sara B. nos pidió ayuda porque había conseguido rescatar en un polígono industrial de Madrid a una podenquita. Al principio no consiguieron contactar con el "dueño" y cuando lo consiguió, empezaron todos los trámites para conseguir legalmente que MOLLY no estuviese más en manos de gente que ya no la quería...

MOLLY en el coche cuando fue rescatada

pero qué mejor manera de contar la historia de MOLLY que de boca de la persona que la rescató. Esta es la historia, contada por Sara:

Siempre me han gustado los animales, y en mi casa los ha habido de muchos tipos. La primera perra que hubo en la familia la trajo mi padre de una fábrica cuando era una cachorra. Nuestra actual perrita fue fruto de una camada indeseada y adoptada días antes de que la fuesen a llevar a la perrera. Desde hace un tiempo, sigo a muchas protectoras de animales e historias de perritos necesitados, en las redes sociales y colaboro como y cuando puedo con su bienestar, por eso, cuando mi pareja me avisó que había una perrita muy delgada rondando por el polígono industrial donde él trabaja, ni lo dudé y, paquete de salchichas en mano, me fui a buscarla. Después de una hora tirando trocitos de salchicha a una prudencial distancia, conseguí que MOLLY se acercase lo suficiente como para agarrarla del roñoso collar que llevaba puesto. Me gané un arañazo en el ojo por ésto pero, eso es todo lo que fue capaz de hacerme a pesar de que estaba muerta de miedo y la pillé por sorpresa. Ni el más mínimo intento de morderme o atacarme. La subí al coche y me la traje para casa. De eso hace hoy, 19 de enero, una semana.
La enana tiene miedito... y va con su rabito entre las piernas,
pero seguro que consigue pronto sacarlo y moverlo contenta

Resultó que Molly tenía chip y "dueño", un cazador propietario de otros muchos animales que había decidido dejársela, o regalársela, a otro cazador porque a él ya no le servía para la caza. El tipo al que se la regaló la llevó a cazar con sus otros perros y le puso un collar eléctrico por si Molly no respondía bien; pero Molly respondió muy bien, tanto que, en cuanto tuvo oportunidad, salió huyendo de esa vida miserable que llevaba 7 años viviendo y estuvo casi un mes buscándose la vida en un polígono industrial hasta que se cruzó en nuestras vidas, para vivir los años que le queden amada y cuidada por una familia que la quiera.


El propietario de MOLLY ni dudó un segundo en firmar la cesión de la perra, y eso que me contó que la había criado a biberón y que él y su familia eran muy amantes de los animales. El tipo que la perdió, tampoco tuvo ningún inconveniente en darme la cartilla de la perra nada más pedírsela, eso sí, puso mucho interés en saber si cuando encontré a Molly llevaba puesto el collar eléctrico, que claro, es muy caro, y me mostró muy diligente, la denuncia que había interpuesto en la Guardia Civil informando de la pérdida de Molly; no vaya a ser que pensásemos que no le importaba la perra lo más mínimo.




En fin, MOLLY ahora está a salvo, es una perra súper tranquila aunque desconfiada y miedosa, pero lista. En una semana en casa ha aprendido a hacer sus necesidades en la calle y con nosotros va tomando confianza. En la calle pasea perfectamente con correa a nuestro lado y en casa solo quiere estar tumbada en su camita. A veces la oigo lloriquear y aullar un poquito, pero yo creo que es por que recuerda tiempos peores y no se cree la suerte que ha tenido. Cuando se queda sola en casa con nuestra perra, se porta estupendamente, no ladra ni llora, y cuando vuelves a casa ni se levanta de su cama, es un solete. Y tenemos la esperanza de que vaya mejorando con el tiempo y empiece a sacar su rabito de entre las patas y a menearlo cuando le hablamos con amor o cuando se pone contenta. Nos gustaría que empezase a tener ganas de jugar con otros perritos y a hacer vida normal, pero con el tiempo, todo se andará.
MOLLY descansa por fin en una camita calentita
en el calor del hogar de Sara su casa de acogida

MOLLY está súper delgadita,
pero poco a poco cogerá peso y
se recuperará
Ahora MOLLY forma parte de Almanimal, y ayer fue al veterinario. Está muy delgadita y llena llena de parásitos, dio positivo a giardias y coccidios. Ahora está con tratamiento de dos antibióticos, panacur y por supuesto un protector estomacal.
No le apetece comer demasiado, pero poquito a poco y en su casa de acogida se va a recuperar. Es un amor de perrita de tamaño pequeño que busca un hogar, una familia donde pueda confiar en la gente, donde aprenda que el amor es la única forma de conseguir que sea feliz y sus ganas de vivir sean recompensadas!

Os dejo la ficha de MOLLY:  Ficha de MOLLY

1 comentario:

  1. Yo, lamentablemente, tengo alergia al epitelio canino y por eso no puedo tener perros en casa, pero quiero decir que por lo que dice Sara, animo a cualquiera a que adopte a Molly. Si ha pasado años siendo considerada sólo para la caza (abominable actividad) ya está curtida en las dificultades y si ahora encuentra un hogar se va a mostrar super agradecida y afectuosa con la familia que tenga.

    ResponderEliminar